Puerta atemporal del clásico más sofisticado. El blanco sedoso refleja la luz del sol y llena de claridad nuestros espacios. El negro pone de relieve la elegancia parisina imperecedera. Todo es tan sencillo y puro como elegante y armonioso.